La iluminación en el automóvil (Capítulo 2)

CAPÍTULO 2

En el primer capítulo hemos repasado la importancia del color de la luz que emiten nuestros faros, hoy vamos a tratar del segundo aspecto relevante para conseguir la mejor iluminación posible en nuestro automóvil: la cantidad de luz que nuestros faros pueden emitir.

Lo primero que debemos saber es que la Legislación nos impone una serie de normas muy claras sobre iluminación, ya que una incorrecta iluminación puede ocasionar situaciones de gran peligrosidad para otros conductores por deslumbramiento, así que es importantísimo que las luces de nuestro coche estén en perfecto estado y cumplan la normativa.

Para entender perfectamente la Normativa sobre la iluminación debemos comprender dos magnitudes que se utilizan: los lúmenes y los puntos de luz.

Un lumen es la unidad del Sistema Internacional de Medidas que se utiliza para medir la cantidad de luz que se emite por una fuente lumínica.

Para hacernos una pequeña idea de la cantidad de luz que es un lumen la cantidad de luz que emite una bombilla homologada h7 estándar del mercado oscila entre 1350 y 1650 lúmenes.

Un punto de luz es un valor que se utiliza para indicar la cantidad de luz que emite un faro, y que debe quedar reflejado en el valor de homologación del mismo, ya que un automóvil con todas sus luces encendidas no puede emitir en ningún momento mas de 100 puntos de luz, independientemente del tipo de faro que lleve. Este asunto lo trataremos en el siguiente capítulo.

Para simplificar esto, podemos decir grosso modo que los lúmenes nos indican la cantidad de luz que emite una bombilla y el punto de luz es el valor que se utiliza para indicar en la homologación la cantidad de luz que emite un faro. Vamos a explicar esto de forma más clara.

Actualmente tenemos fundamentalmente tres tipos de bombilla en los faros actuales; las bombillas halógenas, de descarga de gas y las de tipo LED.

  • Bombillas halógenas: este es el tipo más conocido de bombilla, son las más baratas, pero las que menos luz emiten y se funden con cierta facilidad. Suelen ser el equipo de serie en los faros más básicos. En este caso mostramos una bombilla de tipo H7, en el siguiente capítulo detallaremos todos los tipos de bombillas.

  • Bombillas de descarga de gas: Estas son las que se conocen popularmente por ‘luces de xenón’. Son mucho más caras, pero proporcionan una luz de gran calidad, tanto en color como en distribución. Dentro de las bombillas de xenón hay dos tipos, las que emiten menos de 2.000 lúmenes y las que emiten más de 2.000 lúmenes. Un poco más adelante explicaremos esto.

  • Faros LED: Estos faros están compuestos por uno o varios LED de alta intensidad, que incluso pueden encenderse o apagarse según las necesidades. En la foto un faro LED de una moto. Como ocurre en las bombillas de descarga de gas hay dos tipos: las que superan los 2.000 lúmenes y los que no.

 

¿Por qué es tan importante esa diferencia entre las bombillas de más de 2.000 lúmenes y las de menos de 2.000 lúmenes?

La Normativa especifica claramente que si un faro emite más de 2.000 lúmenes necesita estar equipado con un sistema lavafaros y de corrección automática de altura. Es decir, si vemos un coche con luces de xenón o LED que no dispone de lavafaros ni de corrector de altura es porque no emite más de 2.000 lúmenes.

Las explicaciones a lo del lavafaros que he oído son de lo más peregrinas, que si es para refrigerar los faros, que si es para quitar la nieve….. el motivo real es que si un faro emite mas de 2.000 lúmenes debe de disponer de corrector de altura y de lavafaros para evitar deslumbramientos al resto de conductores.

Así que ya tenemos claro los tipos de faros homologados que tenemos, podemos resumirlos así:

  • Halógenos: SIEMPRE menos de 2.000 lúmenes, no hay ninguna bombilla halógena homologada que pueda superar esa cantidad de luz.
  • Xenón: Equipados con lavafaros y corrector de altura si superan los 2.000 lúmenes, si no superan esa cantidad no necesitan dichos mecanismos.
  • LED: Lo mismo que los faros de xenón, si superan los 2.000 lúmenes deben llevar lavafaros.

Faro LED de un SEAT Ibiza: Observamos que no lleva lavafaros, así que sabemos que la luz no sobrepasa los 2.000 lúmenes.

Una aclaración importante: Un coche puede llevar lavafaros y tener faros que emitan menos de 2.000 lúmenes. El lavafaros es un elemento que muchos fabricantes ofrecen como opcional independientemente del tipo de faro.

Entonces: ¿Merecen la pena estas bombillas halógenas que prometen un 130 y hasta un 150% más de luz?

Para contestar a esta pregunta vamos a analizar una bombilla estándar (H7) y veamos algunos aspectos legales de la misma:

Una bombilla H7 HOMOLOGADA emite entre 1350 y 1650 lúmenes, en caso contrario no estaría homologada. Así que los tiros de las posibles ventajas de las bombillas ‘especiales’ no van por ahí.

Lo que sí hacen estas bombillas es emitir una luz con un color más blanco o azulado, es decir, con una temperatura de color mayor, además distribuyen mejor la luz gracias a filtros que ponen en el cristal, por lo que sí es posible que veamos la carretera con mejor calidad o con luz más blanca, pero jamás tendremos mayor potencia lumínica de los susodichos 1650 lúmenes, y aquí entra en juego la calidad de construcción del faro, punto que trataremos en el siguiente capítulo.

 

¿Y cómo puedo mejorar la calidad de iluminación de mis faros?

La realidad es que tenemos poco margen de maniobra para mejorar la iluminación de nuestro coche, en realidad, aparte de añadir faros supletorios -que trataremos en el próximo capítulo-, lo que está en nuestra mano es mantener en el mejor estado posible nuestros faros y bombillas para ello podemos seguir estas pautas:

  • Llevar siempre los faros perfectamente limpios por fuera.
  • Reglar adecuadamente los faros para evitar deslumbrar a los demás, la luz que está mal enfocada se pierde, por llevar los faros más altos no vemos mejor, sólo logramos deslumbrar a los demás y encima hemos de soportar las protestas de los demás conductores en forma de ráfagas.
  • Si nuestros faros están fabricados con las tulipas de plástico transparente y vemos que empiezan a perder transparencia procederemos a restaurarlos adecuadamente. Ojo, no vale con pulir los faros, hay que restaurarlos, que es un proceso más complejo y que trataremos en un capítulo posterior. Mucho ojo con esto, si nos limitamos a pulir la tulipa nos estamos cargando el faro.
  • Aprovechar para montar faros auxiliares sin exceder los límites legales de puntos de luz. Unos antiniebla o unos faros de larga distancia pueden ser unos eficaces aliados.
  • Montar bombillas homologadas con la mayor luminosidad posible y con una temperatura de color adecuada a la climatología de la zona.

 

Mucho ojo con las modificaciones por nuestra cuenta al poner bombillas de xenón en faros preparados para bombillas halógenas. Por poderse se puede hacer, pero además de ir deslumbrando a todo el mundo y de cometer una ilegalidad que puede conllevar la retirada del permiso de circulación del vehículo estamos poniendo en peligro la integridad del sistema eléctrico del coche y de los faros, ya que estos están preparados para bombillas halógenas homologadas. Tened mucho cuidado con esto, porque en caso de accidente el seguro se puede hacer ‘el sueco’ por llevar elementos ilegales montados en tu coche. Los riesgos no compensan los beneficios. Además ‘el cante’ que producen este tipo de montajes se nota a kilómetros y es muy probable que seas parado y multado por la autoridad pertinente.

Lo mismo reza para las bombillas LED tan de moda. Estamos en las mismas, o incluso peor. Aunque pensemos que las bombillas LED consumen menos que las halógenas el cuerpo de aluminio de las mismas se calienta muchísimo, con lo que es muy probable que se derrita el plástico del faro. Déjate de inventos y haz las cosas bien, que la seguridad de muchos está en juego para que nos andemos con tonterías.

En la próxima entrega hablaremos de los puntos de luz en los faros. Un asunto muy interesante y clarificador. ¡No te lo pierdas!

1 Comment

  1. Muy buen artículo. Esto me ha recordado cuando monté en el Astra unas bombillas halógenas de esas azules pero que emitían luz blanca que se reflejaba muy bien en la pintura de la Calzada, en las señales de tráfico y en los reflectantes de vallas y quítamiedos. No es que hicieran más luz que las normales, pero se veía más. Otra cosa es cuando llovía.

1 Trackback / Pingback

  1. Cómo saber la potencia lumínica homologada de vuestros faros. – CHARLAMOTOR.COM

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*