Museo Ferrari de Maranello: Una visita agridulce.

Ante todo he de decir que esta visita la realicé el invierno pasado. Desde luego lo que ahora mismo enseña Ferrari en su página web no tiene nada que ver que lo que yo ví. Si álguien ha estado últimamente por ahí le agradecería que nos lo contara. Pero me dá la sensación de que al final cambian los coches como los muebles para que parezca que siempre es distinto.

Empecemos: para llegar al museo decidimos alquilar un coche, ya que teníamos nuestra base de operaciones en Milán, así que nos agenciamos un muy voluntarioso y estupendo FIAT Panda y para Maranello que nos fuimos.

Lo primero que te llama la atención es la cantidad de empresas de alquiler por ‘milisegundos’ de superdeportivos que hay alrededor del museo, así que en un ratito te topas con unos cuantos palurdos pegando acelerones por medio de un polígono industrial. Empiezo a tener claro de dónde salen tantos superdeportivos ‘con pocos kilómetros’ que pueblan las tiendas de coches de lujo de segunda mano.

Maquetas de túnel de viento en la sala previa a la taquilla.

Nos decantamos por la entrada ‘Módena+Maranello’, que son 26 euros del ala por barba. Ya contaré en otra crónica la visita a Módena, os recomiendo que no os la perdáis.

Entramos……..¿que es lo primero que te encuentras?………….¡la tienda!. Admiro la capacidad de los italianos de venderte la mula ciega con el argumento de que ‘questo animale é specífico per la conduzione notturna’, pero empezar una visita por la tienda es un poco fuerte.

Bueno, entramos en faena. Lo primero que nos encontramos es una sala extraña, con modelos reales y maquetas, pero modelos que tampoco llaman la atención por su significación dentro de la marca.

 

Hermosa maqueta.

Hay un America y poco más. Tampoco para abrir la boca de asombro. Más adelante nos encontramos un La Ferrari y un FXX. Por lo menos lo moderno sí tiene algún representante.

Lavafaros de Panda en el La Ferrari
FXX K en todo su esplendor.

-Hombre, no está mal, seguro que la zona de modelos legendarios será la bomba- me digo.

Avanzamos y llegamos a una zona interesante: Los Ferrari aniversario, sólo por esta sala merece la pena venir.

El coche más bello de la historia, incluso por delante del Jaguar E

Unas cuantas foticos de la sala:

Lateral del GTB
¡Que llanta más bonita!
Simple, hermoso
Belleza frente a fuerza
El mejor frontal del mundo
Desde cualquier ángulo es maravilloso.
Reconocible desde cualquier ángulo
Todos los elementos desprenden personalidad propia.
Un interior de ensueño
¡Bruto! (El coche, no yo).
Icono
Creo que en los F han ido hacia atrás en cuestión de diseño.
Bufffff.
¡Esos radiadores!
¡Se parece a su padre!
Es una opinión personal, pero creo que el frontal es muy mejorable
Enzo

De aquí pasamos a la zona de coches de competición. He de decir que me decepcionó bastante. Ignoro si Ferrari en esa época estaba remodelando el museo, pero creo que una marca con semejante carisma debería tener más modelos en la muestra.

Esto es todo lo que tenían sobre Fórmula 1: (unas cuantas fotos)

Po cierto, sobre un tal Fernando Alonso más bien poco, por no decir nada. En realidad mas bien poco de todos. Sin duda la parte más decepcionante de la visita.

Y acabamos con un ‘Mix’ de lo que quedaba del museo:

En resumen: Sabor agridulce en una visita a un museo del que, sinceramente, esperaba mucho más. No es que sea malo, pero lo ví pobre. Quiero creer que el museo estaba en fase de reforma, y que ahora será mucho mejor, porque me quedé sin ver modelos icónicos de Ferrari. Ni Testarrossas, ni 512, California…..ni prototipos, de Le Mans casi nada, ni trofeos…..Vamos, que si pasáis por ahí id a verlo, pero ir a propósito a ver el museo puede ser decepcionante, por lo menos en diciembre de 2016.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*